‘El año más violento’, el silencio de las palabras

Chandor entrega su mejor trabajo tras Margin Call y el trabajo de nihilismo llevado a cabo con Robert Redford en Cuando todo está perdido. La mafia, el miedo y la supervivencia se tornan protagonistas de su última película.

J. C. Chandor, con tan sólo tres largometrajes, ya ha conseguido atraer la atención de todo espectador medianamente interesado en un cine con multitud de referentes, un trato a sus personajes medido y una psicología que busca una explicación a esas situaciones en las que el ser humano se enfrenta a su propia soledad como consecuencia de sus actos.

Esta suerte de Nuevo Hollywood que se está volviendo a ver en el cine norteamericano responde a la necesidad de algunos autores de alejarse por completo de los dictados de la industria y contar sus historias de una forma casi mínima, utilizando unos recursos que apenas hagan alarde más que de tener un buen guión y un talento para saber plasmar en cada encuadre las situaciones que se pretenden desarrollar. Este movimiento autoral se vive en cada nuevo trabajo de realizadores como Wes Anderson, Bennett Miller, James Gray, Alexander Payne, David Fincher, Paul Thomas Anderson o J. C. Chandor. Todos ellos con personalísimos estilos que los convierten en referentes y, sin los cuales, el cine norteamericano habría sido abandonado a su suerte.

Con El año más violento, Chandor se introduce en una mafia liderada por varias familias del negocio del petróleo, compitiendo entre sí por el control de un mercado que asegura dinero, poder e influencia. Oscar Isaac y Jessica Chastain interpretan a un matrimonio, con evidentes intereses en este negocio. Él, inmigrante latinoamericano. Ella, una mujer con suficiente poder dentro de su familia para hacer temblar la jerarquía establecida. Ambos construirán una suerte de imperio que tendrán que mantener haciendo frente a los envites de cuantos intenten destruir lo que se va construyendo de manera lenta, reflexiva y pausada. El personaje de Isaac intenta no dar nunca un paso en falso. Y su mujer, atesora el control económico de todo cuanto les rodea.

Chandor se recrea en mostrar todos los recursos a los que tendrá que recurrir Abel Morales para continuar siendo la cabeza de esta suerte de Genco Oil que ya comienza a rememorar viejas glorias del cine en los años de mayor esplendor para la figura del realizador, los setenta. El año más violento parece querer seguir una línea temporal que podría unirse a la desarrollada por James Gray en El sueño de Ellis, con la inmigración y la situación laboral como telón de fondo. Ambas obras forman un binomio ejemplar para comprender por qué los nuevos autores norteamericanos se están empeñando en desentrañar las claves de su propio pasado.

“Relating a person to the whole world: that’s the meaning of cinema”. (Andrei Tarkovsky)

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store